Pasos efectivos para un vientre plano después de los 40 años

Nuestro metabolismo se ralentiza aproximadamente un 5% cada década a partir de los 40 años. Esto significa que, por término medio, las mujeres deberían reducir 100 calorías de su dieta diaria sólo para mantenerse en forma. Pero hay otras formas más fáciles de quemar calorías.

Tusremedioscaseros.vip ha reunido los métodos más eficaces para mantener la línea o perder peso y tener un vientre plano cuando se tienen más de 40 años. Algunas son bastante sencillas de incorporar a la rutina diaria y pueden ser incluso divertidas.

Haz los ejercicios adecuados

Con la lentitud del metabolismo, es vital no sólo hacer 30 minutos de ejercicio de cardio al día, sino además incluir de 4 a 5 sesiones de entrenamiento de resistencia por semana. Estos ejercicios, como la abducción de piernas, la subida de escaleras, los abdominales o las sentadillas, son excelentes para mantener la masa muscular y también para quemar calorías.

Caminar al menos 10.000 pasos al día es una forma estupenda de favorecer el metabolismo, mantenerse en forma y levantar el ánimo. Y hay varias aplicaciones que muestran el número de pasos que das cada día.

Establece objetivos realistas

No importa lo atractiva que sea la idea de perder la mitad del peso en una semana con «una dieta mágica, una píldora o un cinturón de adelgazamiento». Probablemente pronto se dará cuenta de que estas soluciones no funcionan. Además, si algunos de estos métodos realmente dieran resultados tan rápidos, causarían mucho más daño que bien a su cuerpo.

Por eso debemos intentar perder entre 453 y 907 gramos por semana, para evitar el estrés físico y emocional asociado a la pérdida de peso demasiado rápida, que a su vez se convierte en el «efecto resaca» (pierdes peso y luego lo vuelves a ganar). Establecer un objetivo saludable y alcanzable nos ayuda a desarrollar hábitos saludables (como comer bien y hacer ejercicio adecuadamente) y a mantenernos en forma a largo plazo y lograr tener nuestro vientre plano.

Respeta la hora de comer

Comer regularmente debe ser una prioridad. Saltarse las comidas arruina el metabolismo, ya que el cuerpo recibe la señal de que necesita almacenar calorías en lugar de quemarlas, por lo que se obtiene el resultado contrario al esperado. No olvides que un buen desayuno es esencial, ya que esta comida debe proporcionar la energía que tu cuerpo necesita para todo el día. Picar por la noche es malo para el estómago y el peso.

Bebe mucha agua

Algunas personas con tendencia a la hinchazón cometen el gran error de reducir su consumo de agua. Por el contrario, beber suficiente agua ayuda a atajar este problema, además de aumentar la cantidad de calorías quemadas.

El agua también ayuda a desintoxicar el cuerpo. Beber un vaso de agua antes de las comidas reduce nuestro apetito y la cantidad de calorías que consumimos. Además, el agua helada nos ayuda a quemar calorías, ya que el cuerpo utilizará energía para equilibrar la temperatura. Por todo ello, el agua es simplemente increíble. ¿O es que aún no te lo crees?

Acude a las revisiones médicas periódicas

La dificultad para perder peso después de los 40 años puede estar asociada a problemas de tiroides, por ejemplo. Este y otros tipos de problemas pueden detectarse mediante exámenes rutinarios. Si este es el caso, es necesario seguir las indicaciones del médico. Para los problemas relacionados con el hígado, un cambio en el estilo de vida puede ser suficiente. Los problemas de tiroides suelen ser más complejos, pero sin duda merece la pena tratarlos.

Con los avances médicos y el acceso a las nuevas tecnologías, cumplir 40 años hoy en día significa llegar al ecuador de la vida. Eso significa que todavía tienes unas cuantas décadas por delante. Que vivas esos años con o sin calidad de vida depende de ti.

¿Aún no te unes a nuestro canal de Telegram? Únete y recibirás diario, remedios naturales y consejos saludables GRATIS. Toca el botón para unirte ahora mismo: