¿Tienes arrugas? Mira estos trucos para eliminar tus arrugas del cuello y pecho en minutos

Con la edad, además del rostro, los signos del envejecimiento de la piel aparecen donde menos se espera. A partir de los 40 años, aproximadamente, la flacidez y las arrugas en el cuello y la nuca empiezan a ser un problema. Sin embargo, para minimizar su aparición e incluso prevenir su profundización, hay algunos remedios que puedes adoptar en tu rutina diaria. Aprenda cuáles son.

Las típicas arrugas en el cuello y el pecho son las marcas que más nos molestan, por ejemplo, al ponernos un vestido o incluso un escote. Con el paso del tiempo, la piel pierde elasticidad y tonicidad, que son, sin duda, los factores que determinan la aparición de las arrugas. Está claro que no podremos eliminarlas por completo, pero sí atenuarlas y suavizarlas mediante sencillos y económicos remedios caseros. A continuación se los explicamos.

Tratamientos caseros para reducir las arrugas del cuello y pecho

Es necesario tener en cuenta primero algunos aspectos sencillos. Cremas, bálsamos, tónicos, son siempre adecuados para reducir esas arrugas del cuello y el pecho. Pero, sepa que también es importante prevenir, adquirir hábitos saludables para mejorar los aspectos de la piel, evitando que aparezca seca y sin elasticidad. Toma nota.

  • Evita que tu cuello reciba el impacto del sol. Es lo que más envejece. La piel que tenemos en el cuello es especialmente fina, muy sensible y delicada. Y a veces nos olvidamos de hidratarla, de aplicar la protección solar. Recuerda mantener el cuello protegido del sol.
  • Una buena alimentación: beber mucha agua, tomar zumos naturales, frutas, verduras. Evita las carnes rojas y las harinas refinadas, toda esa comida que nos llena de toxinas y se acumula en nuestro cuerpo atacando nuestra salud y la de nuestra piel.

Tratamiento 1: Máscara de levadura de cerveza

Excelente remedio que nos permitirá aumentar la producción de colágeno en el cuello, suavizar las arrugas e hidratar. ¿Cómo se hace? Muy fácil, necesitamos un yogur natural, una cucharada de levadura de cerveza y otra de aceite de germen de trigo. Mezcla todos los ingredientes muy bien hasta lograr una pasta homogénea. Aplicar en el cuello y dejar secar durante 15 minutos. A continuación, aclare con agua fresca. Podemos realizar el procedimiento 3 veces por semana, de esta manera, reactivamos la formación de colágeno en esta parte del cuerpo tan delicada, como es la piel del cuello y el escote. La máscara dará buenos resultados.

Tratamiento 2: Mascarilla con plátano maduro y agua de rosas

¿Plátano maduro? Puede que se pregunte. Pero así es, el plátano maduro es excelente para regenerar la piel, aportar colágeno y elasticidad. Muy eficaz, un remedio sencillo que vale la pena probar. Sólo tienes que hacer una pasta con un plátano bien maduro y añadir una cucharada de agua de rosas o, si lo prefieres, una cucharada de aceite esencial de rosa mosqueta. Aplícalo en el cuello y el pecho y déjalo actuar durante 20 minutos y, como siempre, aclara con agua fría. Puede repetir el tratamiento tres veces por semana.

Tratamiento 3: Mascarilla de aguacate y miel

Los aguacates no pueden faltar. Su pulpa es uno de los remedios más utilizados para la salud y belleza de la piel, es un gran hidratante, cicatrizante, una fruta antienvejecimiento que reactiva la formación de colágeno. El aguacate es tan eficaz como fácil de adquirir. En este caso, será muy útil, en lugar de dejar reposar la mezcla sobre la piel, hacer un masaje ascendente con ella en el cuello. Basta con mezclar la pulpa de medio aguacate con una cucharada de miel. Con un masaje circular, pero siempre ascendente hacia la cabeza, mejorarás la dureza y elasticidad de la piel. Es muy fácil.

Tratamiento 4: Vinagre de manzana y vitamina E

Ya os hemos contado en numerosas ocasiones en nuestra página que la vitamina E es esencial para cuidar nuestra belleza, nuestra piel, nuestras uñas, nuestro cabello. Sería perfecto, entonces, que pudieras conseguir algunas cápsulas de vitamina E en una farmacia o en una tienda de productos naturales.

Este sencillo y eficaz remedio se basa en tomar la yema de un huevo, ponerla en un bol de cristal y añadir una pequeña cápsula de vitamina E y una cucharada de vinagre de manzana. Es simplemente perfecto: cuida nuestra piel, la restaura, la hidrata, le devuelve la elasticidad y nos protege de los radicales libres. Es magnífico y merece la pena prepararlo al menos tres veces a la semana antes de acostarse. Aplicar la mezcla con un algodón, masajeando hacia arriba. A continuación, deje que permanezca en su piel durante 20 minutos y luego aclare con agua tibia. Notarás que tu piel estará más fresca, hidratada y elástica. ¡No pierdas la oportunidad y pruébalo!

¿Aún no te unes a nuestro canal de Telegram? Únete y recibirás diario, remedios naturales y consejos saludables GRATIS. Toca el botón para unirte ahora mismo: