¡Esta raíz es MEJOR que el Ibuprofeno ELIMINA la Inflamación, el dolor de rodillas y mucho más!

Origen: Un polvo de color amarillo molido de la raíz de la planta de cúrcuma. La planta de la cúrcuma crece en la India e Indonesia y está relacionada con la familia del jengibre (es un ingrediente común en el curry). La curcumina es una sustancia química clave en la cúrcuma.

Beneficios: Reduce el dolor, la inflamación y la rigidez relacionada con la artritis reumatoide (AR) y la osteoartritis (OA); trata la bursitis. Conocido como un agente limpiador, la cúrcuma se utiliza a menudo como una ayuda digestiva en la India.

Lo que sabemos: Tradicionalmente utilizado en la medicina ayurvédica china e india para tratar la artritis, la cúrcuma/curcumina bloquea las citoquinas inflamatorias y las enzimas, incluyendo la ciclooxigenasa-2 (COX-2), el objetivo del celecoxib (Celebrex).

Estudios: Varios estudios recientes muestran que la cúrcuma/curcumina tiene propiedades antiinflamatorias y modifica las respuestas del sistema inmunológico. Un estudio realizado en 2006 demostró que la cúrcuma era más eficaz para prevenir la inflamación de las articulaciones que para reducirla.

Un ensayo clínico de 2010 encontró que un suplemento de cúrcuma llamado Meriva (estandarizado a 75 por ciento de curcumina combinada con fosfatidilcolina) proporcionó una mejoría a largo plazo en el dolor y la función en 100 pacientes con OA de rodilla.

En un pequeño estudio piloto de 2012, un producto de curcumina llamado BCM-95 redujo el dolor y la inflamación articular en pacientes con AR activa mejor que el diclofenaco, un medicamento antiinflamatorio no esteroide (AINE).

¿Por qué la cúrcuma es mejor que el ibuprofeno?

Afortunadamente, existe una mejor alternativa cuando se trata de pensar en el uso de medicamentos para aliviar el dolor y la hinchazón de las rodillas, así como otras formas de malestar físico.

Sin duda la raíz de la cúrcuma se ha convertido en la mejor opción cuando se trata de medicina porque tiene grandes beneficios para la salud, por lo que es mucho más eficiente que un medicamento como el ibuprofeno, que se utiliza ampliamente para aliviar el dolor muscular y la inflamación.

Además, una revista británica llamada Lancet ha publicado recientemente que el ibuprofeno puede ser muy tóxico, como el vioxx, una sustancia antiinflamatoria que ya no se utiliza debido a su alta toxicidad y que, por lo tanto, se asocia con enfermedades cardiovasculares debido a su consumo frecuente.

Sin embargo, la raíz de la cúrcuma está compuesta principalmente de curcumina, que es un polifenol que nos da alrededor de 600 beneficios para la salud, y es gracias a este compuesto que la raíz de la cúrcuma tiene gran poder para reducir la inflamación sin causar efectos secundarios como el uso de ibuprofeno.

Un estudio en el que participaron exactamente 109 personas con artrosis demostró que el efecto positivo del consumo de cúrcuma era asombroso.

En este estudio, dividieron a las personas en dos grupos que eligieron al azar, lo que hicieron fue a uno de los grupos le dieron 800 mg de ibuprofeno y al otro de 2000 mg de cúrcuma por día para consumir.

El estudio consistió principalmente en analizar los dos grupos durante seis semanas, para que se observaran los dolores de cada persona, tanto en reposo como en las actividades diarias.

Fue impresionante que al observar los resultados se estableció que los dos grupos sí presentaron una gran mejoría en sus dolencias físicas, pero las personas del grupo que consumieron cúrcuma tuvieron mayor resistencia al realizar caminatas, por lo que podemos concluir que la cúrcuma tiene un efecto más duradero que el ibuprofeno.

En términos de efectos secundarios, el grupo que consumía ibuprofeno tenía acidez estomacal y dolores de cabeza severos, mientras que el otro grupo no tuvo efectos secundarios, así que durante las seis semanas que comieron cúrcuma estaban contentos.

Receta que me permitió dejar de llorar por los fuertes dolores de rodillas

Ingredientes:

  • 1 taza de agua
  • 1/4 cucharadita de polvo de cúrcuma
  • 1/4 cucharadita de canela molida
  • 1/4 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de miel
  • 1 cucharada de jugo de limón

Proceso:

  1. En una cacerola pequeña, ponga el agua a vapor (no hasta que hierva, cuanto más caliente esté, más tiempo tendrá que esperar para que se enfríe).
  2. Agregue las especias, la miel y el jugo de limón, y revuelva para combinar.
  3. Retire la cacerola del fuego y cubra con una tapa.
  4. Deje que la mezcla se cocine al vapor y combine por 10 minutos.
  5. Beber una vez enfriado. Este té se asentará a medida que lo beba, por lo que necesitará una cuchara para redistribuir las especias.

Más información en el vídeo:

¿Aún no te unes a nuestro canal de Telegram? Únete y recibirás diario, remedios naturales y consejos saludables GRATIS. Toca el botón para unirte ahora mismo: