Por qué los perros huelen nuestras partes privadas

Descubra por qué su mejor amigo tiene este extraño y a la vez misterioso hábito. A menudo ocurre que los perros quieren oler las partes privadas de las personas, lo que suele generar vergüenza, pero para nuestros amigos de cuatro patas es un comportamiento normal.

De hecho, estos animales comenzaron a ser domesticados en el pasado y con el paso de los años se han convertido en la compañía preferida de muchas familias. Los perros suelen tener hábitos muy inusuales que llaman la atención de cualquiera.

Quizá se haya dado cuenta de que tienen la costumbre de olfatear las partes privadas de las personas. Pero, ¿por qué ocurre esto? Hoy descubrirá por qué a estos animales les gusta comprobar la «puerta trasera» antes de prestar atención a un humano o incluso a animales de su misma raza. Pero, después de todo, ¿por qué los perros tienden a oler nuestras partes?

¿Por qué tienen esa manía?

Los perros tienen un sentido del olfato muy desarrollado, que les permite interactuar y explorar el mundo que les rodea. Como todos los mamíferos, tienen unas estructuras llamadas glándulas sudoríparas reactivas.

Estas glándulas, que en el perro están distribuidas por todo el cuerpo, en las partes íntimas y en la cola, producen unas sustancias llamadas feromonas, que se caracterizan por un olor muy particular. Las feromonas permiten a los perros recibir información sobre otros animales, como el sexo, la edad, los cambios hormonales e incluso el estado de ánimo. Como una especie de carta de presentación que los pone en contacto entre sí.

Así, de la misma manera que las personas se dan la mano y hablan, los perros se huelen para conocerse. ¿Pero qué pasa cuando lo hacen con los humanos? Es lo mismo. Cuando un perro huele las partes privadas de una persona es porque quiere saber algo más sobre nosotros.

Lo que ocurre es que en estas partes del cuerpo el olor es más predominante y fuerte. En el paladar de estos animales hay una especie de «bolsa» que abre automáticamente los conductos que integran las moléculas de olor. Después, todos los datos obtenidos a través del olfato son procesados por el cerebro del animal.

Pone el hocico en las partes privadas porque las glándulas sudoríparas del hombre no están en todo el cuerpo, pero sí en las axilas y en la ingle, entonces el instinto es ir directo por esa región anatómica. Si el perro hace eso con desconocidos es para tener información sobre la persona, si lo hace con sus dueños es sólo para saber como está el estado de ánimo del dueño en ese momento.

No es, por tanto, ningún tipo de actitud extraña, sino consonante con su naturaleza. Particularmente, los perros suelen olfatear las partes íntimas de las mujeres durante su ciclo menstrual, cuando han dado a luz o están amamantando, durante la ovulación o, en general, de las personas que han mantenido relaciones sexuales. La razón es clara: el olor de las feromonas es más fuerte y duradero.

¿Aún no te unes a nuestro canal de Telegram? Únete y recibirás diario, remedios naturales y consejos saludables GRATIS. Toca el botón para unirte ahora mismo: