Todo lo que necesitas saber sobre la culebrilla – Remedios Caseros

La culebrilla también llamado herpes zóster es una erupción dolorosa causada por una infección vírica, que resulta de la reactivación del virus de la varicela-zóster, el virus que causa la varicela. Normalmente se desconoce la causa de la reactivación del virus, pero a veces la reactivación se produce cuando una enfermedad o una medicación debilitan el sistema inmunitario.

La culebrilla provoca una dolorosa erupción de ampollas llenas de líquido y a veces provoca un dolor crónico en la zona afectada. Los médicos diagnostican el herpes zóster cuando aparecen las típicas ampollas en una franja de piel. La v-acuna contra la varicela y, para las personas de 50 años o más, la [email protected] contra el herpes zóster, pueden ayudar a prevenir la culebrilla. Los medicamentos antivirales, si se inician antes de que aparezcan las ampollas, pueden ayudar a aliviar los síntomas y a que desaparezcan antes, pero a menudo se necesitan analgésicos, incluidos los opiáceos.

La varicela y la culebrilla están causados por el virus de la varicela. La varicela es la infección inicial. La culebrilla es una reactivación del virus, generalmente años después. El virus de la varicela es un miembro de la familia de los herpesvirus (herpesvirus tipo 3). Por eso, a veces se le llama herpes zóster.

Durante la varicela, el virus se propaga en el torrente sanguíneo e infecta grupos de células nerviosas (ganglios) de los nervios espinales o craneales. El virus permanece inactivo (latente) en los ganglios. El virus puede no volver a causar síntomas, o puede reactivarse muchos años después. Cuando el virus se reactiva, se desplaza a través de las fibras nerviosas hasta la piel, donde provoca dolorosas ulceraciones similares a las de la varicela.

Síntomas y complicaciones de la culebrilla (herpes zóster)

Durante los dos o tres días anteriores a la aparición del herpes zóster, la mayoría de las personas sienten dolor, una sensación de hormigueo o picor en una franja de piel (un dermatoma) en un lado del cuerpo. A continuación, aparecen grupos de pequeñas ampollas llenas de líquido rodeadas de una pequeña zona roja en la tira de piel. Por lo general, las ampollas sólo se localizan en la zona limitada de la piel abastecida por las fibras nerviosas infectadas.

Las ampollas suelen aparecer en el tronco y normalmente sólo en un lado. Sin embargo, algunas ampollas pueden aparecer también en otras zonas del cuerpo. Por lo general, las ampollas continúan formándose durante tres a cinco días. La zona del cuerpo afectada suele ser sensible a cualquier estímulo, incluso a un ligero toque, y se vuelve intensamente dolorosa.

Los síntomas del herpes zóster suelen ser menos graves en los niños que en los adultos.

Las ampollas comienzan a secarse y a formar costras unos 5 días después de su aparición. Hasta que se formen las costras, las ampollas son contagiosas y contienen el virus del herpes zóster de la varicela que, cuando se transmite a personas vulnerables, puede causar varicela. Tener muchas ampollas fuera del dermatoma afectado o tener ampollas que persisten durante más de dos semanas suele indicar que el sistema inmunitario no está funcionando normalmente.

En raras ocasiones, la piel afectada se infecta con bacterias. Rascarse las ampollas aumenta el riesgo. Las infecciones bacterianas aumentan el riesgo de cicatrización.

Si el herpes zóster afecta al nervio que conduce al ojo, éste puede infectarse. La infección de los ojos es más común cuando las ulceraciones se producen en la frente, cerca de los ojos y especialmente en la punta de la nariz. Esta infección (denominada herpes oftálmico) puede ser grave. Incluso con tratamiento, la visión puede verse afectada.

El nervio que conduce al oído también puede verse afectado. Esta infección (denominada herpes oftálmico o síndrome de Ramsay Hunt) puede provocar ampollas en el canal auditivo, dolor, parálisis facial parcial, pérdida de audición, zumbidos en los oídos (acufenos) y, a veces, vértigo.

Pueden producirse cicatrices o hiperpigmentación de la piel, pero la mayoría de las personas se recuperan sin efectos duraderos. Algunas personas, especialmente las de edad avanzada, siguen experimentando un dolor crónico en la zona afectada (neuralgia post-herpética).

La neuralgia post-herpética se desarrolla en alrededor del 10% de las personas que tienen culebrilla. Es más frecuente entre las personas mayores. En la neuralgia post-herpética, las personas que tienen herpes zóster siguen teniendo dolor mucho después de que la erupción haya desaparecido. El dolor se produce en las zonas de la piel abastecidas por los nervios infectados por el herpes zóster. La neuralgia posherpética puede ser muy grave e incluso incapacitante.

Cómo tratar la culebrilla con remedios caseros

Pasos a seguir:

1- Una de las alternativas más populares para curar la culebrilla con remedios caseros es la receta con aceite de árbol de té. Aplique agua y hasta 3 gotas de aceite de árbol de té en un algodón y páselo con movimientos suaves por la zona afectada, repita la operación 4 veces al día. Otra alternativa es aplicar bolsas de té calientes, pero con cuidado de no quemar la piel, directamente en la zona donde se ha extendido el herpes, las propiedades de esta planta ayudarán a que las ampollas se sequen.

2.- El diente de león es una planta medicinal popularmente utilizada para curar la culebrilla de forma natural, ya que actúa de forma eficaz eliminando las molestias generadas por las ampollas y permitiendo que éstas se curen de forma efectiva, además de tener propiedades inflamatorias que ayudarán a aliviar la afección. Prepara una infusión fuerte con hojas de diente de león, espera a que esté tibia y aplícala con compresas en la zona afectada, también se recomienda tomar tres tazas de esta infusión al día.

3- La uña de gato es otro remedio natural muy eficaz para curar la culebrilla de forma casera, excepto en mujeres embarazadas. Es un potente antiviral y antiinflamatorio que actúa eficazmente contra este virus y puede adquirirse en tiendas de productos naturales. Para su aplicación siga las mismas recomendaciones que para la melisa o el diente de león.

4- El bálsamo de limón o melisa, otra planta medicinal fuerte y eficaz, funciona muy bien para curar el herpes zóster de forma natural. Por su contenido en polifenoles, su efecto calmante, antiespasmódico y analgésico, es una excelente alternativa para reducir las molestias del herpes y eliminarlo. Elabora un té de melisa y luego, cuando esté caliente, pásalo en la zona al menos una 4 veces al día. Además, beber unas tazas de esta infusión puede ayudar a combatir la fiebre y el malestar causado por el herpes.

Si después de una semana aplicando estos remedios caseros para curar la culebrilla, notas que los síntomas no mejoran y que, por el contrario, las ampollas empeoran, lo más aconsejable es visitar a tu médico.

Este artículo es meramente informativo, en Tus Remedios Caseros no podemos prescribir ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Le invitamos a que acuda a un médico si tiene algún tipo de afección o molestia.

¿Aún no te unes a nuestro canal de Telegram? Únete y recibirás diario, remedios naturales y consejos saludables GRATIS. Toca el botón para unirte ahora mismo: