Coágulo de sangre: qué es, causas, tipos y posibles complicaciones

¿Qué es un coágulo de sangre?

Los coágulos de sangre son la forma sólida de la sangre. Son una respuesta natural del organismo y forman parte de lo que se denomina hemostasia, o coagulación, que es la detención de la pérdida de sangre de un vaso dañado.

Durante este proceso, la pared del vaso sanguíneo que se ha roto se cubre con un coágulo de fibrina para detener la hemorragia y ayudar a reparar el tejido dañado.

Causas: La coagulación puede producirse en muchas circunstancias diferentes, y las causas suelen variar. Cualquier vaso sanguíneo del cuerpo que se haya roto o lesionado da lugar a la formación de coágulos. Este proceso es natural en nuestro organismo, por lo que la coagulación ayuda a evitar la pérdida de sangre y los episodios de hemorragia.

Señales de un coágulo de sangre en la pierna

Los coágulos de sangre en diferentes partes del cuerpo producen síntomas distintos. Un coágulo de sangre en una de las venas profundas de la pierna puede producir varios síntomas específicos, y pueden ser los siguientes:

Dolor

Es común confundir el dolor causado por un coágulo de sangre con el dolor posterior al ejercicio. La diferencia es que la primera suele afectar sólo a la pierna en la que se ha formado el coágulo. El dolor suele ser especialmente intenso en la zona más cercana al lugar del coágulo.

Hinchazón

Si la hinchazón está causada por un coágulo de sangre, suele ser repentina y no puede aliviarse con remedios caseros como compresas frías o calientes. Cuanto más tiempo pase sin detectarse el coágulo, peor será la inflamación.

Calor

La piel que rodea el lugar del coágulo suele estar caliente o incluso al tacto. Este síntoma suele ir acompañado de diversas sensaciones desagradables en la zona afectada, como hormigueo, picor y palpitaciones.

Enrojecimiento

La piel por encima de la zona afectada puede enrojecerse y las venas superficiales que la rodean pueden hacerse más visibles.

Si tiene los síntomas descritos anteriormente, acuda a su médico lo antes posible.

Los síntomas de emergencia de la EP resultante de una trombosis venosa profunda son los siguientes:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Tos (a veces con sangre)
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración profusa
  • Mareos

Si experimenta los síntomas mencionados anteriormente, consulte a un médico inmediatamente.
Si cree que ha desarrollado una trombosis venosa profunda, no dude en llamar a su médico y contarle sus síntomas. Con un tratamiento a tiempo, se puede evitar que la afección derive en complicaciones peligrosas como la embolia pulmonar.

Tipos de coágulos

El coágulo de sangre que se forma en el interior de un vaso sanguíneo se denomina trombo, lo que da lugar a la trombosis. Cuando se desprenden y se desplazan de un lugar a otro del cuerpo se denominan émbolos, lo que da lugar a embolias. Al viajar por el torrente sanguíneo, los émbolos fluyen de forma natural por el cuerpo, al menos hasta que se asientan en otro lugar.

Si no hay nada que interrumpa su viaje a través de la circulación, el coágulo tiende a detenerse en las partes inferiores del cuerpo, normalmente en las piernas y los pies; no es de extrañar, ya que son las regiones donde la trombosis se produce con mayor facilidad.

Sin embargo, si el coágulo se encuentra con otros materiales que bloquean el flujo sanguíneo en otras partes del cuerpo, se asienta allí, provocando embolias, como es el caso de la embolia pulmonar. Estos materiales pueden ser:

  • Placas de grasa
  • Aire
  • Líquido amniótico
  • Pequeños trozos de tumor
  • Trozos de arterias ateroscleróticas

Posibles complicaciones

Hay casos en los que la coagulación también puede desempeñar el papel de villano. Esto se debe a que hay situaciones en las que los coágulos (trombos o émbolos) se forman no sólo en la pared del vaso dañado, sino también en su interior, y pueden causar la obstrucción parcial o total del vaso.

Esto perjudica el flujo normal de sangre y oxígeno, y puede causar graves complicaciones de salud, como:

  • Embolia pulmonar, cuando un émbolo se adhiere a una arteria del pulmón
  • Trombosis, que es la obstrucción de uno o más vasos sanguíneos
  • Accidente cerebrovascular (ACV), cuando un coágulo de sangre se adhiere a un vaso del cerebro
  • Isquemia, que es la falta de suministro de sangre y oxígeno a un tejido debido a la obstrucción causada por un coágulo

Si no se tratan, estas afecciones pueden poner en grave riesgo la vida del paciente.

No te vayas sin leer: El cáncer de estómago es una enfermedad muy silenciosa: conoce sus primeros síntomas.

¿Aún no te unes a nuestro canal de Telegram? Únete y recibirás diario, remedios naturales y consejos saludables GRATIS. Toca el botón para unirte ahora mismo: